The Equalizer 2 (El Justiciero 2) (Critica).

En esta saga, Denzel Washington personifica a Robert McCall, un agente de operaciones especiales que se ha retirado. En la primera película vimos como él salió de su retiro para ayudar a las personas de su comunidad y lidiar con la mafia rusa que se dedicaba a la prostitución y la trata de personas. Desde entonces se dedica a hacer justicia por mano propia. En The Equalizer 2, su participación es más personal cuando involucran a su amiga Susan. Esta película avanza un poco más lenta que la anterior, tratan de mostrar cómo ha sido este cambio para McCall y como ayuda a las personas no necesariamente con violencia. Vemos a un protagonista más calmado, centrado y la vez más convencido de lo que hace. Cuando inicia la película, queda claro que es lo que hace; mostrando su “trabajo” por decirlo asi. Para aquellos que no han visto la primera, esto sirve de introducción perfecta. Esto debido a que lo muestra de forma clara, y a pesar de ser una continuación, no inicia de forma complicada o completamente dependiente del final de la primera. Este tipo de introducciones cortas son realmente útiles en las secuelas ya que evitan confusiones desde el primer momento y así sabemos lo que veremos realmente. Una vez que pasamos esto, el trabajo del Denzel se centrara en 3 niveles; lo cuales avanzaran en paralelo aun cuando no nos damos cuenta. El primero, aunque tarda en mostrarse es investigar que le pasó a Susan (Melissa Leo) y poder hacer justicia a su manera. Luego tenemos el caso del joven Miles Whittaker (Ashton Sanders), quien quiere ser artista, pero se ve relacionado con pandillas. Y tenemos el caso de Sam Rubinstein (Orson Bean), un anciano con una historia bastante conmovedora. Todas estas historias se entrelazan de forma diferente y buscan hacer honor al nombre la película. Esta serie de casos mantienen el equilibrio para mostrar una película que va más allá de la simple acción. Es una película que busca dejar algo más con su historia, que el típico agente especial retirado que regresa para matar a todos. Si bien, esas historias no son malas; es mejor tener un poco de equilibrio para entretener a un público más variado.

Lo que cambio en cuanto a la anterior.

Las escenas de acción esta vez se desarrollan de forma precisa y demuestran aún más las habilidades de McCall a la hora de defenderse y atacar. Planea detenidamente cada movimiento e investiga los hechos de forma precisa. También debemos destacar que muestran el cansancio y cuanto le afectado la muerte de Susan. Vemos a un personaje que se cansa y sufre como cualquier persona. Todo eso para mostrar un final más completo. Aunque Robert busca mantener alejado a Miles de los problemas, al final es arrastrado hacia estos. No obstante, era necesario un elemento que evitase que Robert solo saliese a una última misión. El desenlace de la película también es muy emocionante y a la vez sentimental. Robert Regresa a su casa, en medio de una fuerte tormenta. Los asesinos llegan hasta allá, pero las habilidades del ex-agente, los superan por mucho. Aunque cabe destacar que realmente no le dan mucha pelea a Robert. Esto crea una sensación de vacío, porque se muestra como si McCall pudiese hacer de todo sin consecuencia alguna. No es por nada, pero hasta John Wick recibe sus buenos golpes. Incluso, en la próxima película John Wick: Parabellum, inicia en medio de la ciudad, desarmado y herido. Volviendo con The Equalizer 2; al final sabemos que él ganará, y los villanos realmente no hicieron nada más allá de molestarlo. Incluso, después de este desenlace tan precoz, vemos como él se queda en su casa y pareciese que será de forma permanente. Tratar de regresar a este personaje en otra secuela sería bastante difícil. Aunque siempre saben cómo ingeniárselas para usar a los mismos personajes hasta aburrirnos.

El cierre en The Equalizer 2.

Pero la película no termina allí, no todo puede ser simplemente justicia a mano propia. Al final vemos el cierre del caso de Sam Rubinstein (Orson Bean). Dicho señor, había perdido a su hermana durante el holocausto. Este caso lo cierra McCall con la ayuda de Susan, quien antes de morir ya investigaba donde podía estar la señora. Este cierre puede ser demasiado cursi para algunos, pero la película se trata de eso, de traer el equilibrio a los personajes. Al final, The Equalizer 2 logra su objetivo y equilibra todo. Tendremos que esperar para ver si realmente habrá una secuela que involucre el futuro del joven Will. Los actores saben representar sus papeles y la historia en verdad lo hace bien, al salir de algunos estereotipos, mientras conservan otros. Esperamos sus opiniones y recuerden compartir.

Comentarios para The Equalizer 2 (El Justiciero 2) (Critica).

Comenta